Encuentro Anual

Budismo y Ciencia

Budismo y Ciencia

El XVII Encuentro se realizó el domingo 5 de junio de 2106

Crónica del XVII Encuentro de la Comunidad Budista de México

Dhm. Francisco Zúñiga

miércoles, 8 de junio de 2016

 

Terminó con gran éxito el XVII Encuentro de la Comunidad Budista de México.

 

Centro Área gentilmente ofreció un espacio espléndido para llevar a cabo un día completo de prácticas meditativas, enseñanza y convivencia armoniosa entre miembros de más de 10 Sanghas  mexicanas. Centro Zen de México brindó los servicios de alimentos -¡deliciosos!- y bebidas, incluidos el té y galletas.

 

Karla Ambrosio, de la Fundación para la Preservación de la Tradición Mahayana (FPMT), dirigió la dedicación y refugios. Mientras que Francisco Zúñiga del Centro Budista de la Ciudad de México (y de I Shin den Shin) condujo la meditación inicial Metta Bahavana.

 

El Maestro Tesshin Sanderson, Abad de Centro Zen de México, dictó la conferencia magistral con el tema “Budismo y Ciencia”. Una charla amena e ilustrativa sobre cómo Siddahrta Gautama, el Buddha mismo, siguió un camino de experimentación antes de llegar a la total iluminación. Citó dos importantes fragmentos de Suttas tradicionales para ilustrar sus argumentos. El Aforismo del Puñado de Hojas, y el Kalama Sutta.

 

UN PUÑADO DE HOJAS

El Bendecido vivía una vez en Kosambi en un bosque de árboles simsapa.

Recogió unas pocas hojas con la mano, y preguntó a los monjes, "Cómo

entendeís esto, bhikkus, qué es más, las pocas hojas que he recogido en mi

mano o los árboles del bosque?

 

"Las hojas que el Bendecido ha recogido con la mano son menos, Señor; las

del bosque son muchas más.”

 

"Pues de igual manera, bhikkus, las cosas que he aprendido mediante el

conocimiento directo son más; las cosas que os he contado son sólo unas

pocas. ¿Por qué no os las he contado? Porque no traen ningún beneficio,

ningún avance en la Vida Santa, y porque no conducen al

desapasionamiento, no disminuyen la intensidad, no conducen al cese, a la

quietud, al conocimiento directo, a la iluminación, al Nibbana.

 

Es por eso que

no os las he contado. ¿Y qué es lo que os he contado? Esto es sufrimiento;

este es el origen del sufrimiento; este es el cese del sufrimiento; este es el

camino que conduce al cese del sufrimiento.

 

Eso es lo que os he contado.

¿Por qué os lo he contado? Porque trae beneficios, y avances en la Vida

Santa, y porque conduce al desapasionamiento, hace disminuir la intensidad,

conduce al cese, a la quietud, al conocimiento directo, a la iluminación, al

Nibbana.

 

Así que bhikkus, que vuestra tarea sea esta: Esto es sufrimiento;

este es el origen del sufrimiento; este es el cese del sufrimiento; este es el

camino que conduce al cese del sufrimiento."

[Samyutta Nikaya, LVI, 31]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

KALAMA SUTTA

 

El sutta comienza cuando el Buda visita el pueblo de los Kalamas. Los habitantes se sienten confusos ya que han escuchado a muchos maestros espirituales que dicen cosas contradictorias pero todos afirman que ellos tiene razón y los demás no. Preguntan al Buda:

 

"¿Quién de esos respetables ascetas y brahmanes dice la verdad, quién dice falsedad?"

 

El Buda responde diciendo que no es sorprendente que se sientan desconcertados:

 

"Kalamas, es pertinente que vosotros estéis perplejos, es pertinente dudar. La duda ha surgido en vosotros con relación a algo que genera perplejidad."

 

Después, el Buda - a través de una serie de preguntas que evocan los discursos de Platón - ayuda a los Kalamas a descubrir unos criterios para diferenciar entre las enseñanzas aptas y las que deben ser rechazadas.

 

No aceptéis por tradición oral,

no por linaje de la enseñanza,

no por rumores,

no por colección de escrituras,

no a causa de la lógica,

no a causa de la inferencia,

no por consideración de causas,

no por aceptación reflexiva de una idea,

no por la competencia del maestro,

no porque el asceta es vuestro maestro.

 

Pero, Kalamas, cuando vosotros comprendáis en vosotros mismos: Estas cosas son sanas, estas cosas son irreprochables, estas cosas son elogiadas por los sabios, estas cosas, cuando aceptadas y practicadas, conducen a la felicidad y beneficio, entonces, Kalamas, vosotros, habiendo comprendido, deberíais morar en ellas.

[Anguttara Nikaya III, 65]

 

De estas reflexiones, así como de su propia trayectoria de búsqueda, el Maestro Tesshin Sanderson, nos condujo al cuestionamiento de cómo nosotros mismos estamos buscando respuestas trascendentales mediante el Dharma.

 

En grupos de discusión se plantearon tres preguntas derivadas de la charla del Maestro Tesshin: a) ¿Que entendiste de la charla Budismo-Ciencia?, b) ¿Cuál es nuestra búsqueda personal? y, c) ¿Cómo estamos experimentando en dicha búsqueda?

 

Los grupos, formados heterogéneamente por miembros de las distintas tradiciones y grupos, contestaron desde su corazón. Entre las respuestas más relevantes destacamos las siguientes:

 

“…todos estamos en constante experimentación personal… generamos nuestras hipótesis y verificamos los resultados en la vida diaria”

 

“Nuestro método es la atención plena, la auto-observación y vigilar la mente”

 

“Integrar el desarrollo meditativo es un proceso científico”

 

“no considerar los fracasos cuando descartamos las hipótesis después de comprobar que no funcionan”

 

“Para salir del sufrimiento y alcanzar la superación personal, practicando con total libertad de apegos. Generar compasión y espíritu de servicio”

 

“Comprobar por uno mismo, Practicar el óctuple noble sendero y ver los resultados”

 

“Somos luz consciente, ya que la energía no se crea ni se destruye. Einstein explicó que la energía es igual a la materia viajando a la velocidad de la luz al cuadrado. Así, no somos más que energía en forma material”

 

“El budismo es un método científico para conocerse a sí mismos”

 

“Es necesario vivir en paz, erradicar el sufrimiento, generar compasión y tolerancia disolviendo la idea fija del ego. La ciencia de la mente budista requiere esa disciplina y comprobación”

 

“La ciencia y el budismo tienen un mismo fin, conocer y develar la verdad. Su objetivo es diferente. Uno es más material, mientras que otro es espiritual.”

 

Así, con una gran camaradería y hermanándonos cada vez más en le Dharma, nos despedimos al final de la jornada tras dedicar el mérito a todos los seres sintientes, de una hermosa manera dirigido por Amalia Gómez de Ligmincha, Bön Budismo.

 

¡Hasta el próximo encuentro, hermanos todos de esta gran Mahasangha!

 

“Que todos los seres estén bien, felices y en paz”

DSCN1790
DSCN1718
DSCN1782
DSCN1724
DSCN1708
DSCN1810
DSCN1818
DSCN1780
DSCN1757
DSCN1807
DSCN1743
DSCN1793
DSCN1907
DSCN1818
DSCN1835
DSCN1852
DSCN1828
DSCN1862
DSCN1843
DSCN1894
DSCN1898